4
Feb

Reflexiones entorno al concepto de VALOR

Escrito el 4 febrero 2007 por José Luis Fernández en General

En servicios también se habla de “valor”, “actividades de valor añadido”, “valor para el cliente” y en muchos casos, entender bien eso es lo que diferencia el éxito del fracaso. Esto del “valor” es algo controvertido, voy a intentar una aproximación un tanto naif para tratar de entenderlo.
Si al final el valor es una sensación, sería pues algo subjetivo.
Y entonces ¿cómo medir algo subjetivo? Lo más normal es que tratáramos de normalizarlo, de objetivizarlo (algo parecido a las evaluaciones de personal que suceden en estos días en muchas empresas..) de ponerle un patrón contra el cual medirlo.
El dinero. El precio. El patrón.
Si quiero, en un entorno de trueque, comer pavo porque tengo una celebración pero yo sólo tengo patatas, cuando voy al mercado me da “valor” saber cuantos euros me dan por cada kilo de patatas (me permite tomar una decisión) y cuantos kilos de pavo puedo comprar con esto.. Habrá también vendedores de pavo que me den precios diferentes. Si sólo hay un pavo en venta en el mercado, pues lo tengo más difícil.. en este caso, recurro al patrón y aparecen los elementos del mercado.
Esto parece muy simple, pero cuando el objeto de la compra es más complejo que un pavo y metemos la variable tiempo, la cosa se complica.
Un tractor. Si quiero comprar un tractor, tengo que hacer un análisis más complejo, cuanto dura, cuanto gasta, cuál va a ser el incremento de mi productividad con él, etc.
Lo que normalmente no se incluye en los cálculos es lo cómodo que voy a trabajar, sentado, con radio, incluso con calefacción, además de la imagen que voy a proyectar en mi entorno, de prosperidad, de poderío. A esos intangibles, que formarán parte del argumentario del vendedor de tractores, también se les puede denominar “valor” y son más difíciles de normalizar porque cobrarán más o menos fuerza en cada caso concreto pero sin duda pesarán en la decisión.
Del mismo modo, aparecen otros intangibles que restan valor; como la preocupación que voy a tener cuando me vaya de viaje y deje el tractor solo, o el cobertizo, que voy a tener que vaciarlo para que me quepa el tractor.
Todo esto hace pensar que si quisiéramos definir una fórmula para el valor, no nos sería fácil definir las variables…

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar