21
Mar

¿Autónomo Dependiente? Gracias pero…mejor no.

Escrito el 21 marzo 2009 por Jesus Guerro en General

El pasado 4 de marzo entró en vigor el Real Decreto 197/2009 que regula el contrato del Trabajador Autónomo Dependiente (TRADE) dentro del marco de derechos y obligaciones recogidos en la Ley 20/2007 de su Estatuto.
Las buenas intenciones de tal reglamento son manifiestas, otra canción será la idoneidad de sus efectos. Así, lo que aquí se pretende es amparar la figura del autónomo hasta ahora desprotegida, en aspectos como la cobertura por incapacidad temporal, los accidentes de trabajo o la baja por enfermedad, derechos hasta ahora reservados al personal empleado.
Acompañadme por favor en un breve análisis de esta medida y de su impacto en la práctica, sirviéndome en un sector muy representativo de este sector como es el del Transporte.
Primero digamos que se entiende por Autónomo Dependiente (TRADE) aquél cuyos ingresos por su actividad provienen al menos en un 75% de un único Cliente, no tiene nóminas a su cargo, no subcontrata su actividad y posee la infraestructura propia necesaria para la realización de los servicios. En definitiva, aquél cuya sostenibilidad depende de su relación con una única empresa.
Pensemos ahora en la postura que ante esta nueva normativa, tomarán las empresas contratantes de autónomos en práctica exclusiva. La primera reflexión es que ciertas ventajas que adquiría a través de la contratación de autónomos quedan suprimidas, como eran su nulo compromiso retributivo respecto a la circunstancias de incapacidad temporal, accidente, enfermedad e indemnizaciones las cuales lsuponen un quebradero de cabeza, sólo hasta ahora, padecido en el caso de su personal bajo contrato laboral.
Las acciones no se han hecho esperar y desde su anuncio, hace ya más de año y medio, los departamentos de jurídico y de RRHH de las empresas se pusieron a trabajar duro con el fin de ver cómo reducir o esquivar los efectos de la medida. Entre sus soluciones, su disposición a anular los compromisos con todos sus autónomos invitándoles a formar Cooperativas (que no siempre funcionan) o buscándoles cobijo, en el mejor de los casos, dentro de la plantilla de otros proveedores constituidos como Sociedades que aceptaran su incorporación a cambio de una mayor parcela de cliente.
Quizás nada de esto sea necesario y el susto para las empresas contratantes pase muy pronto. ¿Por qué? Muy Sencillo. La adquisición de los derechos como Autónomo Dependiente no es “de facto”, es decir, el autónomo debe comunicar a la empresa su condición de TRADE previamente a la firma del nuevo contrato mencionado y siempre en un plazo inferior a 12 meses desde la entrada en vigor del reglamento. ¿lo hará?
Son numerosas las empresas de transporte que contratan a cientos de transportistas cuyas premisas son propias de su condición de Dependientes, pero que conocedores del exceso de oferta que vive el sector pueden temer que tal solicitud les coloque en desventaja frente a los compañeros que no lo soliciten, incluso puedan ver en riesgo su trabajo. Es decir, aunque suene triste me temo que muchos no pedirán sus derechos por miedo a posicionarse en desventaja o a crear un conflicto con su cliente.
Por tanto, lo que ha nacido como una medida para la protección del autónomo que depende de una sola empresa, le convierte paradójicamente en una amenaza frente a aquélla y le pone en cola frente a aquellos que deciden no acogerse. No es sencilla su regulación, pero quizás sea hasta la fecha, incompleta y por ende contraproducente.
El tiempo muy pronto, en su extensa sabiduría, nos dará la respuesta a nuestras insolentes elucubraciones..

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar