30
Nov

¿Es Rusia una amenaza para España en el siglo XXI?

Escrito el 30 noviembre 2008 por Jesus Guerro en General

El presidente del Gobierno fue categórico esta semana al afirmar que no intenvendrá de ningún modo en la operación de Repsol. El ministro de interior al ser preguntado se salió por la tangente limitándose a mostrar sus preferencias por la francesa Total a pesar de que ésta no ha realizado ningún tipo de movimiento significativo.
La Oposición continua presionando al ejecutivo para que evite la adquisición de acciones por parte de Lukoil aún habiendo quedado claro que en ningún caso tomaría el control de la petrolera española pudiendo acceder como máximo al 29,9% del accionariado. Sin embargo desde la Dirección de la compañía no se ve con tan malos ojos la participación de los rusos con el fin de asegurarse un suministro del que actualmente, día si y día también se ve comprometido en su lidia con algunos de los dirigente más inestables de Latinoamérica. Por otra parte, la directiva no se complace para nada con el hecho de que el actual socio mayoritario de la petrolera, Sacyr (20%), no represente a día de hoy ningún ejemplo de solvencia. De hecho del Rivero se hizo en su día, con el paquete de acciones de Repsol, apalancándose en 5.175 millones, de los que 350 (el 6,7%), provinieron del ICO, con el único aval que suponía el valor bursatil del paquete. A día de hoy su valor ha descendido a 3.711 millones y se enfrenta al riesgo de ser ejecutado junto con su única perla, la inmobiliaria Testa, (a la que se vio obligado a declarar como aval ante la depreciación de las acciones de la petrolera), por las entidades acreedores en fechas próximas si no consigue colocarlo. Sin embargo su oferta de 26,7 euros por acción, se encuentra muy lejos de su actual valor bursatil cifrado en 15,2 y el Gobierno no está a día de hoy para ese tipo de regalos. Sólo Lukoil ha contraofertado a un valor intermedio atractivo de 22 euros y de confirmarse sus avales podría ser una solución válida para todos los agentes implicados.
La cuestión que aquí planteamos es si el hecho de que la compañía sea de nacionalidad Rusa y su máximo dirigente Alekperov, consabido colega de Putin, conveirten la operación en un auténtico peligro nacional considerando además que hoy en día Rusia es el primer suministrador de Petroleo de España con casi un 25% del crudo consumido en nuestro país. En Alemania este porcentaje sube al 70%. Siendo así ¿tiene base política considerar públicamente en términos de amenaza para el país el hecho de que Lukoil sea Rusa? ¿o deberíamos ser más cuidadosos con cierto tipo de declaraciones?

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar